El ‘boom’ crudivegano

El veganismo y la gastronomía crudivegana son una tendencia al alza.

Al principio, eran tres o cuatro “iluminados” que se tomaban lo del vegetarianismo desde su onda más radical. Pero hoy son miles y miles de personas las que optan por el veganismo y el crudivorismo.

Es decir, alimentos de origen vegetal y crudos. Además, tampoco utilizan en sus vestimentas ningún producto derivado de la explotación animal.

Si estas dietas se llevan a cabo con conocimiento, consciencia y rectitud nutricional, es bien sabido que reportan múltiples virtudes para nuestros organismos. Eso sí, tienen que ser alimentos frescos, ecológicos, sanos, mejor de temporada, locales, etc.

COCINA CRUDA Y VEGANA

Mercè Passola y Carles Casadevall son los autores del libro “Cocina cruda creativa” (Edit. Océano). Ellos enseñan a obtener una nutrición absolutamente saludable con una cocina crudivegana. Y apuestan, claro, por los alimentos ecológicos sin ningún género de dudas

La pareja es una firme defensora de la producción ecológica. En cuanto a la cocción, señalan: “Sabiendo que el proceso digestivo comienza en la boca con la colaboración de las enzimas que incorporan los alimentos crudos, y que éstas son muy sensibles a la temperatura, ya que se destruyen a partir de los 40º C, resulta evidente que los alimentos crudos son beneficiosos para el organismo. Las enzimas actúan como iniciadoras del proceso de desmontaje de las moléculas que forman el alimento y, si no existen en él, se tragan elementos que el cuerpo no es capaz de reconocer, pero que intenta recuperar forzando las glándulas del cuerpo, produciendo desgaste y vejez prematura. Por esto no debe olvidarse el masticar y ensalivar convenientemente toda la comida. El resto no recuperado acaba convirtiéndose en tóxicos a eliminar, después de haber dañado seriamente el intestino y demás órganos. Otra razón importante es que resulta más económica, ya que se utiliza menos energía, productos anti-grasa, fármacos, tiempo y también se consume menos comida con más nutrición”.

 

RAW FOOD ESPAÑA

El raw food, comida crudivegana o comida viva, nos dicen, “es una dieta muy antigua que promueve el consumo de alimentos en su estado natural, o sea, crudos. Se basa principalmente en frutas, verduras, hortalizas, algas, nueces, semillas, brotes o germinados y todos los productos derivados directamente de estos ingredientes tal como aceites, mantecas de frutos secos, etc. Se utilizan procesos naturales tales como la germinación de granos y semillas, fermentación, deshidratación y otros procesos donde la estructura molecular del alimento no se destruye, preservando y activando el nutriente óptimo de cada alimento. Esta forma de vida, además de fomentar la salud, participa y respeta el ciclo de la Naturaleza y el ciclo de cada individuo. Buscamos fomentar la educación de recordar quiénes somos y regenerar nuestro organismo, tanto física, emocional como espiritualmente, a través de la comida”.

LO QUE LA COCCIÓN SE LLEVA

La cocción se lleva:

a) Se destruyen las enzimas vivas que incorporan los alimentos y también se destruyen vitaminas, aminoácidos y otros micronutrientes vitales. El grado de destrucción, alteración y pérdida depende de la temperatura, tiempo de cocción o proceso utilizado.

b) Cambia la estructura y composición nutricional del alimento, y se descompensa la proporción natural de nutrientes provocando su degeneración, que en el caso de las proteínas se pierde su beneficio al coagularse alrededor de la mitad.

c) Las altas temperaturas también crean reacciones químicas incontroladas, con nuevos enlaces entre moléculas, produciendo elementos tóxicos sin calidad nutritiva, que, al no ser reconocidos por el cuerpo, éste se defiende con leucocitosis, sobrecargando el sistema inmunitario y obstruyendo los canales de eliminación.

d) Se ablanda la fibra de los alimentos perdiendo su función de barrido y limpieza del intestino. La flora intestinal benéfica resulta dominada por bacterias putrefactivas, y los intestinos acumulan tóxicos que pasan a la sangre, a la matriz extracelular, a las células de todos los sistemas incluso el neuronal llegando al cerebro.

e) La cantidad de desechos que se generan restan poder nutritivo y aumentan el trabajo de eliminación y limpieza. Se puede comer mucho y estar desnutrido, provocando verdadera hambre a las células, que nos empujan a comer más, dando lugar al sobrepeso y a la obesidad. La malnutrición de las células y la toxicidad son dos causas fundamentales de todo tipo de enfermedades y envejecimiento. Los alimentos crudos nutren y regeneran las células de todos los órganos y sistemas.

Agustín Lázaro / The Ecologist
Asociación Vida Sana

Esta entrada fue publicada en Artículos de salud y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.